Qué ver en 2 días en Santiago de Compostela

España nunca deja de sorprendernos y es que cualquier rincón, ya sea en una gran capital, en el pueblo más escondido o en la isla más lejana, hay cosas que te dejarán con la boca abierta y el corazón encogido. Un ejemplo de esto que te contamos, es Galicia y, en particular, Santiago de Compostela.

La capital gallega tiene todo lo que un lugar mágico necesita: un paisaje precioso, una bella arquitectura y una gastronomía muy, muy ‘riquiña’.

Lo bueno de los lugares pequeños es que puedes ver las cosas más importantes en muy poco tiempo. Santiago es uno de ellos, así que aquí tienes «Qué ver en 2 días en Santiago de Compostela»:

Día 1:

Como ya te hemos contado en alguna ocasión, lo primero que hacemos en cuanto llegamos a una ciudad es un tour. Un free tour siempre es una buena opción para conocer lo imprescindible del lugar y poder organizar los otros días del viaje.

Nosotr@s lo hicimos con Galicia Experience concretamente con Sara, una galleguiña de lo más maja. Con ella rodeamos la Catedral y recorrimos las principales calles del casco histórico. Nos dio las claves para no perdernos y aprovechar al máximo nuestra visita a la ciudad.

 

Plaza del Obradoiro

En esta plaza encontramos los 4 poderes de la ciudad: Político, Religioso, Económico e Intelectual, ya que en una misma plaza encontramos la Catedral de Santiago, el Colegio de San Jerónimo, el Ayuntamiento de Santiago y el Hostal de los Reyes Católicos, además del Kilómetro Cero del Camino de Santiago, donde terminan todos los caminos de peregrinación.

Si tienes un rato libre, puedes vivir un momento muy especial en esta carismática plaza. Sea la época que sea, serás testigo de la continua llegada de peregrinos a su destino, la Catedral de Santiago, tras el Camino de Santiago. Llantos de alegría, de sufrimiento ya pasado, de emoción, abrazos, saltos, selfies y demás sentimientos que estarán, seguro, a flor de piel.

Catedral de Santiago

Lo primero que deberías hacer es entrar en la majestuosa Catedral. No tengas prisa, pues es muy grande y está llena de historia y debes dedicarle el tiempo que se merece. Incluso hay tours exclusivos sobre el interior de la Catedral. Si te interesa, disfrútalo. Su horario es de lunes a domingo, de 7 a 20:30 h y la entrada es gratuita. Dependiendo de la época, estará abierta una puerta u otra.

Colegio de San Jerónimo

En este caso solo se puede visitar el patio clasicista, que actualmente se encuentra acristalado. Aún así, merece la pena entrar. Si te interesa mucho conocer este edificio en profundidad, la Universidad de Santiago organiza visitas guiadas.

Ayuntamiento de Santiago

A no ser que tengas gestiones burocráticas, no hace falta que entres, ya que lo importante del Pazo de Rajoy es la fachada y el soportal

Hostal de los Reyes Católicos

Entre noviembre y mayo se pueden visitar los patios interiores y la capilla. De junio a octubre, solo se pueden visitar los claustros acompañados de un guía oficial.

Tal vez no es el alojamiento ideal para tu gusto (o para tu economía) pero sí que te recomendamos que entres en su cafetería a tomarte un descanso y un café, por ejemplo. Seguro que te sorprende el precio, ya que no es tan caro como te imaginas. Un café con leche cuesta 2,65 € y, además, será una ocasión perfecta para probar sus pastas, ya que te ponen una degustación. 

Saliendo del Hostal y bajando la cuesta que queda a tu derecha, llegarás a la iglesia de San Frutuoso donde verás, justo al lado, un jardín donde antiguamente se encontraba el cementerio de los peregrinos.

Volviendo a la plaza del Obradoiro y después de ver los 4 poderes que encontramos en ella, es momento de bajar por la Rúa do Franco para ir al Colegio de Fonseca para entrar y ver su patio interior, la capilla gótico y el salón artesonado. Este último acoge la biblioteca municipal. Su horario es de 9 a 21 h y la entrada es gratuita.

Siguiendo por esa calle es un buen momento para parar y comer en alguna de las tascas o restaurantes. Pueden parecer muy turísticos pero puedes encontrarte auténticas maravillas como el Bar 0’46, un lugar pequeño con mucho encanto y una cocina típica donde probar alguna delicia como el pulpo, la empanada gallega o el queso de tetilla.

Después de comer, puedes seguir bajando hacia el parque de la Alameda donde dar un paseo de lo más agradable. En este parque encontrarás «Las Marías» o «Las 2 en punto», una escultura que homenajea a dos vecinas de la zona que fueron muy populares durante su vida. Por si te interesa, AQUÍ tienes la verdadera historia sobre «Las Marías».

En el parque también puedes encontrar la estatua de Valle-Inclán; «El Árbol de los Enamorados», un eucalipto centenario; una vista panorámica de toda la zona de la Catedral de Santiago; el árbol de Eva Perón; la estatua de Rosalía de Castro y la escalinata de los Jardines de Ferradura.

Puede que se haya hecho de noche ya, así que un buen plan puede ser pasar por la plaza do Toural para ver su fuente y la fachada del Palacio de Bendaña, de camino a «La Tita» una tasca famosísima por su tortilla de patatas cruda que te sirven como tapa cuando pides cualquier bebida. No puedes perderte su famoso vermú rojo «Petroni». ¡Salud!

Día 2:

Te recomendamos que empices el segundo día visitando el Convento de San Francisco, donde podemos fotografiar su impresionante fachada que la coronan dos cúpulas gemelas.

Después puedes subir hacia el Mirador Costa Vella, desde donde contemplar la belleza de la ciudad. Un parada imprescindible podría ser tomarte algo en la cafetería del Hotel Costa Vella, rodeada por un jardín que te dará una paz increíble.

A pocos metros, encontrarás la plaza de San Martiño, donde está la Iglesia de San Martín Pinario y una escalinata digna de un cuento de hadas.  Su horario es de 11 a 19 h y su entrada cuesta 4 €/persona.

A continuación puedes descubrir la plaza de la Inmaculada y el Seminario Mayor Compostelano

El Mercado de Abastos tampoco puedes perdértelo. Su horario es de lunes a sábado de 7 a 15 h (aproximadamente), aunque los mejores días para visitarlo son los martes, jueves y sábado, ya que es cuando reciben el producto fresco y hay más bullicio. Ahí mismo puedes comprar el producto crudo y que te lo cocinen en «La Mariscomanía» al momento. Ojo, te recomendamos que antes preguntes si hay sitio para ese mismo día, ya que, muchas veces está lleno.

Una alternativa muy recomendable es «Abastos 2.0«, un bar de tapas típicas con toques de alta cocina en el que disfrutarás mucho.

La siguiente parada sería el Arco de Mazarelos, la única puerta que se conserva de la muralla medieval. Justo ahí está la plaza de Mazarelos. Desde ahí puedes subir a la plaza de Cervantes para luego ir a tomar algo al Café Casino, un precioso salón del siglo XIX, que antiguamente albergaba el Casino de Caballeros de Santiago, donde descansar un rato mientras degustas una de sus tartas caseras. La de Ferrero Rocher es nuestra favorita. 

Una buena forma de terminar la tarde es ir a la plaza de las Platearías, donde está el Museo de los Peregrinos, un lugar curioso del que saldrás con ganas de hacer el Camino De Santiago, si es que no las tenías ya después de ver un sinfín de peregrinos llegar a su meta porque, como ya habrás oído o leído, «El Camino es la Meta».

Y, sin duda, la mejor forma de terminar el día y tu visita a Santiago de Compostela es cenando una mariscada. No comerás un mejor marisco que en esta zona de España, así que aprovéchalo. Un restaurante perfecto es «Códex«, donde tienes varios tipos de mariscada para elegir, además de una extensa carta de comida típica del lugar. ¡Disfruta!

Y hasta aquí nuestra propuesta de «Qué ver en 2 días en Santiago de Compostela». ¡Esperamos que disfrutes mucho de este lugar!

1 comentario en “Qué ver en 2 días en Santiago de Compostela”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *